jueves, 17 de febrero de 2011

Last days


Hay polític@s que pasarán a la historia por limitar las libertades y defender los derechos de los más ricos, frente a los del pueblo. Que alguien lo haga desde el PSObreroE, aunque sea como independiente, me parece especialmente triste.


La ley Sinde sigue su marcha con paso firme. Según las últimas noticias, el cierre de webs que contentan descargas gratuitas o enlaces de descargas gratuitas, comenzará antes del verano. La decisión final depende de los jueces. Sí, de esas personas omnipotentes que se presuponen ecuánimes, que para poder llegar a donde están han tenido que pasarse media vida o tres cuartos de ella, encerrados en su cubículos estudiando, desconectados de la gente y de la vida real. Quizás ahí radique nuestra esperanza. Quizás más de uno, por el camino, se hizo adicto a las series online gratuitas, o no tenía tiempo para salir a comprar cds a los centros comerciales. Quizás ahora desprecien el cine y tener que compartir espacio con otros seres humanos, a los que sólo veían desde sus ventanas y más tarde desde la cómoda distancia del tribun
al. Quizás les espeluzne la idea de estar entre desconocidos que comen palomitas y se ríen a carcajadas o lloran con disimulo. O como no tuvieron ocasión de encontrar novia cuando estaban en edad de merecer y su vida de eternos opositores no les permitía costearse otras vías, se abonaron a todas las páginas de porno gratis y ahora no puedan pasar sin ellas.

Claro que todo eso pasa porque, además de jueces y adictos a Internet, sean rácanos y, a pesar de tener dinero para costearse lo que otros no podemos, no estén por la labor de pagar por lo que hasta ahora han obtenido gratis.

Que el señor nos coja confesados.

Se me cuidan.

2 comentarios:

Cita dijo...

Caca de la vaca paca... no coments...

Muchos besitos!!

Cita

Malena dijo...

Quizás... así q yo por si acaso: Me confieso...

Bss y buen fín de semana, mi niña!
(Mimos xa Hugo: Extravié la foto q tenía puesta en El País de los Bosques... Cndo puedas me envías otra y le vuelvo a ubicar...)

Male.

Amnistía Internacional