sábado, 17 de octubre de 2009

Religiones y Dioses

En un alarde de originalidad, ayer fuí al cine a ver Agora. Llevaba meses esperándola, con la misma expectación con la que las quinceañeras aguardan la salida del último disco de su ídolo. No me imaginaba que iba a tener semejante despliegue promocional ni que iba a ser número 1 en taquillas nada más estrenarse, pero me imagino que es algo necesario para cubrir una superproducción como esa.


No me decepcionó en cuánto a calidad, aunque me resultó más gore de lo que imaginaba.


Me quedo con la banda sonora, los planos cuidados y la clara intención de justicia y crítica de su autor. Con la mirada de su protagonista y con una reflexión.


En un momento de la película, en la que Hipatia es coaccionada para unirse a una de las religiones, ella responde:


- Tú no cuestionas lo que crees, no puedes.- aludiendo a las escrituras sagradas y a la palabra de Dios .- Yo sí... yo debo.


La frase tiene especial relevancia dentro del contexto de la película porque allí, como ha sucedido tantas veces y sigue sucediendo aún en muchas partes del mundo, al que osara disentir lo más mínimo de la supuesta palabra de Dios, le cortaban la cabeza.


He ahí el peligro de las religiones: el dogmatismo, la intransigencia.


Yo tengo muchos dioses. Amenabar es uno de ellos. Gabriel García Márquez es otro. Tengo una larga lista de deidades a las que venero y a algunas incluso les rindo culto. Algunas son más accesibles, otras viven retiradas en el Olimpo. Pero mi religión es democrática. Los dioses están en sus altares, pero en cualquier momento, si meten demasiado la pata, si pierden aquello por lo que se los encumbró, pueden ser destituidos. Mis dioses son cuestionados.


Y tú, ¿cuestionas a tus dioses?.

Se me cuidan.

5 comentarios:

Mirta dijo...

hoy he ido a misa. el cura de siempre no estaba, debe ser que está malo, y ha entrado uno de 80 y pico años. ese sí q está akí ahora y el mes k viene quién sabe (parafraseando tu frase de ayer).
Antes de que acabara la homilía nos hemos ido prq mi hermana se encontraba mal.
es curioso. yo no cuestiono Dios, el mío, yo sólo cuestiono lo q hay alrededor de él, o sea, la institución de la iglesia y, cm no, la mala interpretación, a veces, del mensaje de Jesús y la hipocresía de muchos. Eso es todo.

La_Esperada dijo...

jajaja (pobrecito)

Mientras te lo cuestiones estarás salvada de las garras del dogmatismo y la intransigencia.

Besos!

juan Ignacio Perugorría. dijo...

Yo cogí una vez a Dios y lo interogué en el flexo.Me miraba de manera sincera pero no me respondía a nada. Cuando terminé el interrogatorio me encendí un cigarrillo y pensé en todo lo sucedido. De eso hace ya quince años. Todavía sigo pensando.

Mirta dijo...

me gusta este último comentario...

La_Esperada dijo...

Jajaja

Amnistía Internacional