jueves, 20 de agosto de 2009

Qué se puede hacer con 123.740.460 €

¿Se os ocurre alguna sugerencia?.

A mí varias. Solamente a nivel de urbanismo, así a voz de pronto:


- Aumentar, mejorar o incluso renovar por completo la flota de 2.500 bicicletas del servicio SEVICI, junto con sus correspondientes botoneras.


Es una vergüenza el lamentable estado en el que se encuentran la mayoría de las estaciones de bicicletas: o vacías o con bicicletas rotas.


- Construir al menos un parking público (subvencionado o a bajo coste).
Al menos para compensar la eliminación masiva de plazas de aparcamiento que viene sufriendo la capital en los últimos años.


- Comenzar la linea 2 del metro.
El proyecto original contempla 4 líneas. ¿Habremos de esperar 10 años para cada línea?.


- Eliminar las barreras arquitectónicas de la ciudad (arreglo de acerado levantado, grietas, zanjas, pivotes).
Esas que causan esguinces de tobillos y edemas óseos en los viandantes despistados o apresurados.

- Instalar fuentes de agua potable por toda la capital, al menos por el centro histórico y turístico.
Yo recuerdo que de pequeña había fuentes en las calles. Roma está plagada de fuentes de agua potable que hacen mucho más llevaderos y frescos los pateos de los turistas.

- Plantar un árbol en cada plaza.
Quizás su sombra, su efecto de atracción sobre la lluvia y de detección del cuarteamiento de la tierra pudieran ayudar a paliar más el efecto invernadero y el calentamiento global que las millonarias campañas de publicidad de cambio climático.

- Instalar placas solares en todos los edificios públicos, incluyendo los de la administración.
Que supondría un importante ahorro energético y económico.

- Implantar contenedores subterráneos que sustituyan a los malolientes.
Mi simulacro de ventana da justo a 6 de los malolientes. Que unidos al zotal que emplea Lipasam para limpiar la zona me dejan un entrañable aroma en Medina.

- Y hablando de Lipasam: impartir un curso, de obligada asistencia y superación para todos sus trabajadores, con ejercicios prácticos y dinámicas, de cómo es posible realizar su trabajo sin partirle los tímpanos a los vecinos. Eso incluye consejos concretos para no gritarse entre sí de una punta a otra de la calle, no estrellar las botellas de vidrio sueltas contra la acera y no pisar el acelerador con esa alegría, por muy de noche que sea, a ser posible para evitar poner el vehículo de limpieza a los 80 Km/h que acostumbran a alcanzar por algunas calles. Si los 20 Km/h que hay que respetar en las zonas residenciales son excesivos, al menos que se limiten a los 50 Km/h que marca la ley para dentro de las ciudades.

¿Qué hace el ayuntamiento de Alfredo Sánchez Monteseirín con ese capital, recientemente llegado directo desde las arcas del estado?

- Alquitranar y pintar las calles y avenidas de Sevilla... Una y otra vez.



Como opción de mejora no está mal. No lo estaría, quiero decir. No estaría mal si fuera una acción enmarcada dentro de un plan de remodelado y mejora de la capital más amplio. No estaría mal si estuvieran pavimentando calles sin pavimentar. No estaría mal si no fuera por el pequeño detalle de que están echando alquitran, ante los atónitos ojos de los vecinos, sobre las mismas avenidas que hace escasos meses acaban de pintar. No estaría mal si no fuera porque Sevilla ha estado levantada (y consecuentemente vuelta a pavimentar) de punta a punta en los últimos dos años, para la construcción del carril bici. No estaría mal que se le diera un repaso de pintura al pavimento, si no fuera la pintura anterior ni siquiera ha tenido tiempo de secarse, desde que hace apenas unas semanas se terminaran de cambiar todas las señales para la implantación del fantástico sentido único. Ese mismo que me obliga a ir, para salir de mi casa, en la Alameda de Hércules, en dirección a Barqueta (Cartuja, SE-30, triana, los remedios, el centro), pasando por la puerta del hospital de urgencias del Macarena. Que me obliga a ser testigo de las 4 veces que han pavimentado, repavimentado y vuelta a pavimentar ese tramo este año.



No sé cómo lo vereis ustedes. A mí esas cosas me indignan. El alquitranado y pintado de la ciudad parece, más que una medida de urbanismo, una compulsión obsesiva no sabemos si de su alcalde o de su junta. Sin contar la falta de sentido de reparar algo que no está roto, o de "quito adoquín, pongo asfalto, quito asfalto, pongo adoquín y tiro porque me toca". Obviando el inevitable pensamiento de quién se estará embolsando qué comisión, de cómo harán la selección de la empresa adjudicataria, etc; obviando incluso el título de esta entrada, cada vez que este bendito ayuntamiento abre una zanja, o planta una máquina de alquitrán en la calle, además de que se va una cantidad ingente de pasta (de la que pagamos nosotros con nuestros impuestos), ocasiona infinidad de daños colaterales: emanación de gases tóxicos, elevación de las temperaturas ya de por sí elevadísimas de Sevilla en verano, desvíos y cortes de tráfico, eliminación de plazas de aparcamiento (unas veces temporales, otras definitivas), pérdidas a los comerciantes y auténticas gincanas para las personas minusválidas o con alguna dificultad de movilidad (lo cual implica a un alto porcentaje de la población anciana, que curiosamente es la que más habita la capital).



Me indigno porque me parece un despropósito y una tomadura de pelo a los ciudadanos. Y no me gusta que me tomen el pelo y menos aún las injusticias.



Se me cuidan, pese al boicot de nuestro alcalde.


Una canción que se me viene a la mente...

4 comentarios:

Marisa dijo...

te planteo un nuevo post,que paso con nuestras reclamaciones a endesa,y por tanto con nuestro dinero??fue en enero..

LaEsperada dijo...

Jajaja
Con la mía que la admitieron y la regularizaron en la siguiente factura. Revisa las tuyas que también te lo habrán descontado.
Besos!

Anónimo dijo...

Lo mejor de todo, es que seguramente no será la pintura antideslizante con la que quieren pintar las marcas viales como medida para fomentar el uso de las motos frente a los coches...es decir, que volverán a levantarlo todo.

A mi solo se me ocurre que, o tenemos una panda de inútiles en urbanismo (o a quien le competa), que no son capaces de analizar las obras que hacen falta y organizar un plan de acción óptimo (levantar las calles lo menos posible y ahorrar dinero entre otras cosas) o es que mientras no consigan hacer empleo y mientras no llegue la fecha en la que tienen contratadas las obras realmente necesarias, se dedican a quitar y poner ladrillos sin ton ni son para poder decir que ya hay menos paro...

Saludos, buen blog.

LaEsperada dijo...

Va a ser que la opción c):
a y b son correctas.
Gracias anónimo.

Amnistía Internacional