viernes, 21 de septiembre de 2007

Una pará en el camino...

Como sé que en el fondo no te crees lo que te hemos dicho de que la fiesta fue muy light, y ardes en deseos de saber qué ocurrió, antes de continuar escribiendo te haré un resumen de la jornada con los mejores momentos...



Momento 1: previous... El Bixo y dos amigas, tres contra una, en mi coche, la tarde antes del evento, es decir, en mi cumple verídico, hablándome más alto para que las ideas penetren mejor en mi cerebro, tratando de convencerme con la suavidad que las caracteriza a las tres, que quedar en la casa, o un poco antes de llegar, como yo quería hacer, era una locura semejante a gritar Al-Qaeda con un turbante en la cabeza delante de la casa blanca. Yo debía de ser la única inconsciente que no se daba cuenta de algo tan obvio: nadie iba a poder llegar a allí, iba a pasarme toda la noche recogiendo a gente perdida, que no sabían dónde se encontraban, entonces tendría que coger el coche. Fue bonito verlas tan unidas a las tres, por primera vez, aunque fuera para hacer un frente común contra mi. Pese a ello, o quizás por eso, no me bajé del burro y seguí adelante con los planes iniciales.

Momento 2: ya en la fiesta... a algunos no tenía ni que ir a buscarlos al bar de enfrente, lugar que había dado de referencia, llegaban hasta la puerta de la urbanización solos. El plano que había hecho una amiga, aunque se demoró unos días en hacerlo y enviarlo, finalmente llegó a las manos adecuadas, y resultó ser más útil y menos repetitivo que los gps.

Momento 3: pese a ello, me pasé más de la mitad de la fiesta bajando y subiendo la cuesta de la urbanización, recogiendo gente, al teléfono dando las últimas indicaciones, haciendo presentaciones e indicando dónde estaba la bebida, con quién había que hablar para la comida... en fin lo de todos los años, pero acentuado por el hecho de no ser mi casa, y que muchas veces yo tenía que recurrir a las verdaderas anfitrionas para resolver mis dudas. Por cierto, un encanto las dos (y sus hermanos), las verdaderas triunfadoras de la noche. Sin ellas nada hubiera sido posible, y además estuvieron atentas y pendientes en todo momento, sin perder sus sonrisas y su buen humor. Esa noche se ganaron un trocito de cielo, y por su puesto mi gratitud eterna.

Momento 4: en esta fiesta y por los motivos antes comentados, la gran ausente fui yo, así que a partir de aquí tendré que hacer referencias a lo que me han contado terceras personas. En general se echó en falta carnaza. Tú sabes, algo más de sexo y/o violencia. Fue una opinión unánime: fue la fiesta más light que recuerdan. Yo no tengo más que, sintiéndole mucho, darles la razón. Esta vez no vino la policía, ningún vecino psicópata se acordó de la madre de nadie, nadie dejó su tanga olvidado bajo ninguna mesa, ni cumplió ninguna fantasía erótica en una piscina... tampoco tuvieron lugar desnudos, cacheos ni strepteasse, ni siquiera hubo oportunidad de descubrir secretos ocultos con el "yo nunca", o sacar los colores a nadie en el juego de psiquiatría, básicamente porque no llegamos a jugar. Éramos demasiados y sobre todo muy dispersos, no se podían organizar buenas encerronas como en mi casa.

Momento 5: Bollofón. El público esperaba ansioso la entrada en escena de Bollofón, que vendrían de madrugada, después de salir del trabajo. Eran la novedad de la temporada, además entendían... y venían precedidas de su fama de juerguistas... Pero bollofón llegó cansado de deambular por las calles de Gines, (fueron las únicas que se despistaron un poco), demasiado tarde quizás y sin mucho interés por integrarse, así que la peña se quedó con las ganas.

Momento 6: Hubo una amiga que se marchó muy contenta, diciéndome que se lo había pasado mejor que en otros cumpleaños (en los que no había llegado nunca a los momentos estelares que antes nombraba porque se marchaba antes). mejor así, niña? ;)

Momento 7: Otra amiga me llamó un par de días después para comentarme, contenta, que en esta fiesta se había enterado muchísimo más de lo que pasaba a su alrededor, que había estado especialmente receptiva, y había sido ella la que en alguna ocasión le hizo aclaraciones a algún alma perdida.

Momento 8: un amigo se pasó gran parte de la noche dentro de la casa, viendo Gran Hermano en la pedazo de TV de plasma de mis queridas anfitrionas. Pese a sus intentos de pasar inadvertido y hacerse invisible entre la muchedumbre, me han comentado que su éxito fue inevitable y sus comentarios sobre moda femenina y sobre por qué y cuándo entrarle a alguien dejaron huella.

Momento 9: una pareja de amigos también tuvieron su momento de gloria. Varias personas me comentaron lo simpáticos y graciosos que estuvieron.

Momento 10: Benemérita y señora se ganaron el pan aquella noche, enganchadas a la Princess, preparando la carne y los gambones, siempre a punto y siempre dispuestas. También las recordaremos especialmente por su contribución a la fiesta y sin cuyo despliegue logístico todos nos hubiéramos muerto de hambre.

Momento 11: otro triunfo de la noche, como siempre que hace su puesta en escena, fue la tortilla del Bixo, que entre ella y su madre prepararon (esta vez fueron 2), y que sólo tiene una pega, pero es importante: en cuanto aparece vuela, y como no estés al quite ni la pruebas, por muy grande que sea.

Momento 12: mi piñata. Una amiga me preparó una piñata, hecha por ella desde el comienzo hasta el final. Me taparon los ojos y me hicieron hacer el tonto en modo ciega hasta que se cansaron de reírse de mi y me ayudaron a encontrar los hilitos...

Momento 13: los regalos no los voy a comentar porque no es plan de hacer enumeración, pero fueron muchos y muy acertados. Ya me puedo ir de mi casa, puedo elegir el medio de transporte, tengo renovado vestuario y complementos, cositas para leer y escribir...

Momento 14: el balancín fue el lugar más codiciado, aunque a mi no me pareció especialmente cómodo, pero la peña se peleaba por él y una vez que lo cogían no había forma de que se levantaran... y además... no podía terminar en el momento 13. ;)

Muchas gracias a tod@s los que vinisteis, a los que lo intentasteis, a los que no pudisteis y en general a todas las personas invitadas, porque de ellas será el reino de los cielos...

Se me cuidan.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajaja...ok, me hago una idea de lo q paso...entre otras cosas fue muy light porque faltaba yo!!! no te preocupes, puede q para el proximo este en Espana...o sino como nos vamos a independizar juntas...sera una fiesta todo el tiempo...jajaja!! mis ganas...o las tuyas...jaja. CJ desde London!

Marta dijo...

he vuelto...extraño volver a la vida real

Anónimo dijo...

hombre....si quitaras lo de que mi plano vino tarde y tal..ya seria estupendo.Y si me llamaras Marisa,ni te cuento. Te ponia un piso y todo. ;) Bsos

Amnistía Internacional