viernes, 14 de septiembre de 2007

El esplendor de la Mujer



Hoy es 14 de Septiembre. Un día normal en el calendario del común de los mortales, pero muy especial para mí. Hace exactamente 29 años, un día como éste, llegaba al mundo por cesárea una niña diezmesina en un hospital de Sevilla. Los médicos tuvieron que sacarla de urgencia porque su vida corría peligro si continuaba en el vientre de su madre. Tenía "sufrimiento fetal".


Así fue como llegué al mundo: teniendo y dando problemas. En el Test de Apgar, que realizan a los recien nacidos para comprobar sus reflejos y su estado de salud general, mi puntuación era preocupante.


Mi madre, muy maltrecha tras la operación y bajo el efecto de la anestesia y demás narcóticos (todos médicos, que ella no abusa de las drogas sola, no se vayan a creer), no estaba para nadie, ni siquiera para la hija que acababa de traer al mundo. Aquel fue mi primer rechazo documentado. Después tendrían que venir muchos más, algunos oportunamente borrados de mi memoria y algunos convenientemente grabados a fuego en ella.


Mi padre esperaba mi llegada como agua de mayo porque además del hecho maravilloso de ser padre por primera vez, estaba el otro hecho igualmente de maravilloso de poder terminar la MILI -que por aquel entonces estaba haciendo en Albacete- en el momento de mi nacimiento.


Dicen que fui una niña muy bonita de bebé, y que la gente en el hospital comentaba lo linda que era, sobre todo después de ver al bebé de más de 5 kilos (o eran 6?) que me había tocado por vecino de habitación y que atraía a madres y familiares de toda la planta. Es la magia de la relatividad y los contrastes... También dicen que los niños que nacen por cesárea, al no tener el cráneo deformado por el parto, son más bonitos. Supongo que de no haber sido por el estrabismo galopante que me acompañaba, y que me mandaba un ojo a Alcalá y otro a Coria, efectivamente, hubiera sido una niña preciosa.


Mis problemas de salud siguieron acompañándome durante muchos años, aunque tomaban una forma poco usual. Ataques epilépticos febriles sin apenas fiebre, secuestros óseos sin motivo aparente, psoriasis atípica, colon espástico y demás variedades sintomáticas atípicas que harían las delicias de cualquier hipocondríaco. La última, esta curiosa alergia que he desarrollado al frío. ¿Al frío?. Pregunta la gente, incrédula. Sí, al frío, a la sensación térmica de frío e incluso simplemente de frescor. Para resultar más convincente, matizo: "Bueno, a los cambios de temperatura, a la humedad..." Afortunadamente para mí, afirman mis padres, mi historial médico y mi carácter neurótico fueron a parar a una familia de sanitarios conservadores de los que opinan que la gripe se quita en 7 días si vas al médico y en una semana si no vas. Con lo cual pese a lo que pudiera parecer apenas he tomado medicamentos y exceptuando las dos operaciones para corregir mi estrabismo, no he vuelto a pisar un quirófano, ni siquiera cuando esos médicos tan amables quisieron ponerme no se cuántos hierros en las piernas para ver si así andaba mejor. Se quedaron con las ganas. Aunque bien sé que fue a costa de un mes de inmovilización "manual" que para mi madre y mi tía Isabel (no es una tía de sangre, sino de las de derechos adquiridos) queda.


Podría seguir contando aventuras y desventuras, médicas, psicológicas, familiares y sociales, pero el tiempo se echa encima, por suerte para los lectores que hayan conseguido llegar hasta aquí, ENHORABUENA!!, y quiero hacer alguna cosilla más antes de irme a casa de mi prima.


Lo importante es que después de 29 años sigo aquí, un año más, para contarlo y para celebrarlo con mi gente. Normalmente, con el estrés del día a día, no somos conscientes de ello, nos dejamos arrastrar por las horas, miramos el reloj con la esperanza de que hayan avanzado los minutos, o de que se haya detenido el tiempo. Pero el tiempo no se detiene nunca. Por eso me gusta tanto celebrar mi cumpleaños. Para festejar, aunque sea una vez al año, el milagro de la vida. Para hacer un alto en el camino, echar la vista atrás y hacer balance; saborear los logros, disfrutar de la compañía; proponerme nuevas metas y seguir adelante.


Mi prima "chica", que va por delante mía en esto de cumplir años, y en muchas otras cosas, como es de suponer, aunque sólo sea por la edad, me vaticinó cuando cumplí los 20: "a partir de los veinte los años pasan volados, uno detrás de otro", mientras chascaba los dedos con rapidez, "antes de que hayas asumido que tienes 21 cumples los 22...". Sabias palabras. No hace mucho me confesó: "¿Sabes eso que dicen de que la mujer está en su plenitud en los 30? Pues es verdad. Es la plenitud, estás en todo tu apogeo. A mi me ha pasado. Es una época superbonita". Y yo la creí. Igual que creí a mi madre cuando me dijo que aprovechara los años de facultad, que aunque "no tienen por qué ser los mejores, cada etapa tiene sus cosas buenas, pero es cuando tienes menos responsabilidades y más libertad". Y los aproveché, vaya si los aproveché... ahora me dispongo a despedir la veintena como se merece, y a preparar la treintena y el esplendor de que hablaba mi prima...

5 comentarios:

CJ dijo...

Hola!! siento no haber escrito antes, pero estaba ocupada haciendo excursiones y con visitas varias...

Vaya! q bueno poder conocer algo mas de tu pasado con motivo de tu cumpleanos...y de esta manera tan poetica, me ha gustado mucho.

q por cierto MUCHAS FELICIDADEESSSS!!! Espero q tengas un gran dia en compania de los q mas t kieren...aunke yo este aki, m he acordado mucho de ti hoy.

t yamo luego, mil besotes. bye!

LaEsperada dijo...

Muchas gracias. Por todo. No cambies nunca.
Disfruta las excursiones.
Un besazo!

Anónimo dijo...

mamma mia!!
me he kedao sin palabras...me ha gustao mucho cómo lo has escrito...sobre todo, básicamente, porq no te conozco en la vida offline, a través de lo que has escrito me hago una idea de cómo eres...y oye, mira tú por dónde, me caes bien.jaja
el 14 pa mi es un día señalao, el cumple de mi ex..ahora prefiero pensar q es sólo el tuyo..jeje

mirta

LaEsperada dijo...

Hola Marta!
Siento que sea para ti una fecha tan señalada...
Es curioso esto de conocerse sólo a través de los blogs, eh? Me alegro de que te haya gustado, en cualquier caso. :)
Os tengo que dejar que me tengo que arreglar para la fiesta. Mañana escribiré algo más...
Un saludos!

CJ dijo...

Actualiza q ardo en deseos de saber como fue la party!! jeje..besotes

Amnistía Internacional