jueves, 2 de agosto de 2012

.La cara oculta de la Luna


Últimamente es difícil encontrarse en una reunión donde no escuches:

" No sé a dónde vamos a llegar "

" ¿ Cuánto se te acaba a ti el paro ? "

" Me voy fuera de España "

Si me lanzara a dar una cifra aproximada creo que alrededor de 1 de cada 3 personas que conozco se está planteando de forma más o menos seria probar suerte en el extranjero. 

¿ También es tu caso ?. Y de irte, ¿ a qué país sería ?.

También yo me he hecho esas preguntas. Y aunque mi espíritu sigue siendo aventurero y viajero, ya no me tomo las respuestas a la ligera. Supongo que el hecho de haber vivido a los 24 años la experiencia de la inmigración me hace ser consciente de la otra cara de la Luna.


Por mucho que puedan deslumbrarnos los sueldos o las condiciones de vida de otros países, no es lo mismo haber nacido allí que llegar como extranjero, ni es lo mismo estar en un país como turista que como inmigrante.

Un detalle: en la mayoría de los lugares del mundo, a menos que seas ric@ -que entonces da un poco igual donde estés-, se vive peor que aquí.

Otra cosa que aprendí es que tienes que ir con una buena cantidad de dinero, porque por muy atado que lleves todo, hasta que empieces a cobrar tu primera nómina con normalidad, lo vas a necesitar.

El idioma lo aprendes "in situ", si es necesario. En unos 3-4 meses viviendo en un país extranjero, a poco que lo intentes, llegas a comprender el idioma lo suficiente como para defenderte. Pero mientras ese momento llega y no, tus escasos ahorros van descendiendo, y tus oportunidades de conseguir un trabajo serán mínimas.

Cuando estás fuera también comienzas a valorar cosas que siempre diste por seguras y en cuya existencia no reparaste hasta que te faltaron. A mi me pasó con el Sol. Tampoco resulta fácil, según en qué países, encontrar pipas de girasol, o ciertos alimentos a los que aquí estamos acostumbrados.

Y echas mucho de menos a los tuyos.



Así que si las circunstancias me empujaran nuevamente a buscarme la vida fuera de nuestras fronteras, lo haría en alguna ciudad bonita donde pudiera ver el Sol de vez en cuando, donde se hablara un idioma que yo conociera, que no estuviera a más de  3 ó 4 horas de avión de aquí, a ser posible acompañada y con un buen puesto de trabajo acordado antes de salir.

Sí, yo también creo que me quedaré en España.

Suerte a los que os animéis a intentarlo!


6 comentarios:

baston dijo...

Una entrada muy realista. Como dices mucha gente habla de lo bien que puede irte si emigras a tiempo y no se paran a pensar en las dificultades que conlleva... Creo que no te has saltado ninguna de estas ultimas, al menos de mi lista,las has nombrado todas!
Besos viajeros!

volboretinha dijo...

Ainsss... Yo estoy en tu punto más o menos. Desde que acabé la carrera, nunca he trabajado en mi ciudad...siempre fuera, en el extranjero y en otras ciudades de España. Y ya estoy cansada. Me he planteado lo de volver a marcharme, pero es lo que tu dices, no es tan fácil y menos para según que trabajos. Con 21 años, aún bueno pero llega un momento que quieres estar cerca de los tuyos, y vivir con tranquilidad. Que coño ni que pidiéramos tanto!!! Así que yo de momento me quedo pero también me estoy preparando por si hubiera que irse, y de irme escogería Dinamarca seguramente.Lo mejor es que cada uno haga lo que sienta que tiene que hacer. Es cuestión de prioridades. Biqui´ños

Anónimo dijo...

Jajaja porque me llevé una bofetada de realidad en su momento, Baston...

¿ Dinamarca ?. Qué frío ! Yo apostaría por Francia o Bélgica, y porque Italia y Portugal están casi peor que nosotros...

Besos a los dos!

Mirta P. Brisa dijo...

Yo también he decidido quedarme en España. Probablemente no esté en las mejores condiciones del mundo,pero depende de con quién te compares.
Creo que el chaparrón se acabará en algún momento de la vida. O eso espero.

Erre. dijo...

Cuántas veces sale este tema a relucir, y siempre acabo diciendo..."bueno dejad el tema, ya veré qué pasa cuando termine, no me agobiéis" y es porque no quiero pensarlo. La idea de irme fuera es motivante, pero me tira para atrás el idioma. El echar de menos no lo llevo tan mal. Soy independiente durante un tiempo, pero en cuanto me da el arrebato de estas con mi gente tengo que volver sí o sí....
Veremos qué pasa.

La_Esperada dijo...

Veremos dentro de 1 año dónde estamos cada un@...

Besos!

Amnistía Internacional