miércoles, 14 de diciembre de 2011

The sound of silence


Este año no haré el clásico balance de final de año, con recuento de logros y reformulación positiva de tropiezos. Tampoco publicaré la Carta a los Reyes Magos con mis innumerables sugerencias para los pajes y ayudantes de Sus Majestades. No hablaré de lo que nos espera en el 2012 ni de lo que dejamos atrás.

No denunciaré injusticias ni apelaré al sentido común de nadie.

Porque a veces, sólo puedo escribir sobre ti. Sin palabras, en silencio.

3 comentarios:

Álvaro Bruno Cantarero dijo...

Vaya, siempre que escribes la carta a los RRMM recibo alguna idea molona sobre regalos para mi o para otras personas.Este año tendré que buscarme la vida.

cinco letras dijo...

El silencio también tiene sus propias palabras y a veces, no calla.
El silencio, a menudo, ensordece al ruido.

;)

La_Esperada dijo...

Jajaja no te preocupes, Álvaro, ya te envío las sugerencias a tu correo ;)

Bonitas palabras, Cinco letras. A veces, como dice la canción, el silencio puede ser muy elocuente.

Besos!

Amnistía Internacional