sábado, 27 de noviembre de 2010

Kilómetros y otras medidas de distancia


¿ Quién no ha teorizado alguna vez sobre la viabilidad de una relación a distancia ? ¿ Quién no ha sufrido alguna vez en sus propias carnes la separación de la persona amada, aunque sea de forma temporal, durante más tiempo del que nos hubiera gustado ?.


La distancia, medida en kilómetros, puede hacer que una relación se enfríe, o que se idealice. Puede ayudar a superar una crisis, o puede provocarla. La distancia, medida en kilómetros, no es un factor determinante en sí mismo. Igual que tampoco lo es el tiempo.

El tiempo, por sí sólo, no cura las heridas. El tiempo nos ofrece la posibilidad de vivir experiencias que nos ayudan a olvidar, a perdonar, a pasar página. Pero el simple paso de los días no es garantía de éxito, si esos días no van acompañado de experiencias, ya sean externas o internas.

El espacio, de por sí, no desune. Porque la distancia que separa a dos personas no puede medirse por los kilómetros que hay entre ellas, del mismo modo que tampoco se puede entender la unión entre dos personas por el tiempo que transcurre entre sus encuentros.

Lo que separa a las personas no es, entonces, el tiempo ni el espacio, es algo mucho más sutil. Puedes sentirte tremendamente unid@ a alguien que está a miles de kilómetros de distancia, y ser ajeno a la persona que tienes al lado todos los días. ¿Qué es, pues, eso que nos separa o nos une entre nosotros?.

Yo apostaría a que se trata de lo cercanos que nos sintamos de los sueños y de los miedos de la otra persona. En la medida en que podamos saber o intuir lo que la otra persona está pensando, sintiendo, estaremos más cerca o más lejos de ella. Estarás lejos de alguien, aunque estés físicamente a su lado, si eres incapaz de imaginar lo que le preocupa o lo que le ilusiona en ese momento. De la misma forma, estarás al lado de alguien, aunque se encuentre en la otra punta del globo, si a pesar de ello, puedes hacerte una idea de lo que estará sintiendo en ese momento.

Cuando, además de conocer el mundo, digamos intrapsíquico, de la otra persona, compartimos esas emociones o esperanzas, cuando somos capaces, aún en la distancia, de dar respuesta a esos estados, cuando ofrecemos palabras de aliento ante la desesperanza, cuando aportamos entusiasmo a la ilusión... entonces las dimensiones de tiempo y espacio pierden su sentido, ante algo mucho más grande.

Termino con unos versos de Pedro Salinas, que me encantan:

"Ni en el llegar, ni en el hallazgo
tiene el amor su cima:
es en la resistencia a separarse
en donde se le siente,
desnudo, altísimo, temblando"


Se me cuidan.


12 comentarios:

Augusto dijo...

Ay, a mí me vas a hablar de relaciones a distancia, del dolor de la separación, del dolor de ver cómo la unión se enfría y de que la persona que quieres se transforma en una extraña a fuerza de no tener un contacto continuo.

Y sin embargo yo aún lucharía por un amor imposible. Debe ser mi alma de bolero.

MALE dijo...

No hay distancias y el espacio desaparece cuando el amor es verdadero, cuando la química es tu aliada y mejor amiga, y cuando todo ello va aderezado con altas dosis de magia!!
Yo lo viví y ni la muerte ha podido acabar con ello.. Tú lo sabes bien, amiga..

Me alegro de q estés mejor..

Abz grande!

La_Esperada dijo...

¿Por un amor imposible? Pues sí que debes tener alma de bolero, sí :D

Un abrazo fuerte, Malena.

Candela dijo...

Nena, cambia la medicación que deliras.

Una vez, un amigo me dijo "amor de lejos, amor de pendejos". Toda una revelación.

Besitos.

Augusto dijo...

Para aquellos que se pregunten qué es eso de "alma de bolero", que escuchen la siguiente canción, que además viene muy bien al tema.

http://www.youtube.com/watch?v=-_yCNhw3TCM

Nena, no me pegues si te pone triste!!

MALE dijo...

No fue un amor imposible, fue real: Se llamaba Roberto y todos los colaboradores del País de los Bosques lo sabéis. Él y yo nos conocimos vía internet, después vino de Argentina y así empezó mi historia, nuestra historia. Y fue demasiado real: Le amo y le amaré mientras viva pq ni su muerte ha cambiado eso. Ni el accidente laboral q se lo llevó ha cambiado eso. Creía q te acordarías.

La_Esperada dijo...

Malena... :S la primera parte del comentario no era para ti, sino para el autor del comentario anterior al tuyo...

Te mando mail...

MALE dijo...

Ya leí tu mail y TE PIDO Q ME PERDONES pq me dejé llevar y malinterpreté las cosas..

Te quiero muchooooo, amiga
y te espero como siempre en
GOTAS DE VIDA..

Abzs del Alma!

Jauroles dijo...

La verdad es que mi experiencia en relaciones a distancia es nula. Se me antoja complicadisimo.

Besos.

Mirta P. Brisa dijo...

Sé perfectamente de lo que hablas porque estoy sufriendo todo eso.

baston dijo...

acabo de descubrir tu blog,me encanto leer tus entradas :) un saludo,ya tienes nuevo seguidor!

La_Esperada dijo...

Más que complicado es un coñazo, Jauroles, pero a veces no podemos evitar encontrarnos involucrados en una.

También tiene sus buenos momentos, Mirta. Disfruta de los encuentros, que son maravillosos.

Hola Baston! Bienvenido. :)Últimamente tengo el blog abandonadillo, pero pronto volveré :D

Amnistía Internacional