martes, 27 de julio de 2010

Ocupando


Hugo me trae la pelota y retrocede un par de metros, sin apartar la vista de la vieja pelota de tenis que ha dejado sobre el sofá. Si me muevo, él gira la cabeza; si me acerco a la pelota, tensa los músculos y si se la lanzo sale disparado tras ella. A veces tiene que volver sobre sus propios pasos porque no calculó bien la trayectoria y una esquina se interpuso entre él y su juguete favorito.

Las tortugas van de un lado a otro de la terraza retando a aquellos que aún creen lo que dicen las malas lenguas sobre ellas. Para los que nunca hayáis tenido la oportunidad de contemplar a dos de estos ejemplares disputándose un trozo de comida, tengo que confesaros que la escena no es apta para corazones sensibles.

Las plantas también campan a sus anchas por aquí. Hay de diversos tamaños y colores. Mi padre me las ha clasificado en tres grupos, según el agua que necesitan. No se fía mucho de mis dotes botánicas. Y hace bien. Yo las voy regando siguiendo sus directrices y un criterio de extrema y urgente necesidad que me marcan ellas mismas.


Regar las plantas y velar por la supervivencia de las tortugas -cosa que no es tan sencilla como parece, teniendo en cuenta que Hugo se desvive por jugar con ellas-, son las dos tareas que mis padres me delegaron antes de marcharse y dejarme de ocupa en su casa.

Regar las plantas no es una tarea difícil, aunque lleva su tiempo.

Lo difícil va a ser volver a Medina después de pasar buena parte del verano aquí. No tener pasillos por donde tirarle la pelota a Hugo, ni terraza donde cenar o asomarme a ver las puestas de sol.

Se me cuidan.

3 comentarios:

Male dijo...

Pásalo bien, amiga mía.. Coincidimos en lo de las plantas..(aunque tengo dos photos, q resisten.. los embites de "Max")
Y las tortugas, son de los animales q más me gusta contemplar cuando voy al Retiro, aquí en Madrid..
Me gusta ver como asoman sus cabecitas al sol.., y como intentan, las chiquititas, trepar por la "mini" tarima de madera q les ponen al lado del estanque..
Publicaré algo sobre ellas, seguro..

Te envío un fuerte abrazo, y como os digo en el mail, si me ayudáis.. seguiré hacia delante..

Male.

Mirta dijo...

Pues ni tan mal, no?
Lo de la terraza fijo que lo echarás de menos. Te he leído y he sentido envidia (sana)
Hasta cuándo te quedas por allí?

La_Esperada dijo...

Hola Malena! Qué bueno leerte...
No he leído ningún mail tuyo. Revisaré el correo.
Por supuesto que te ayudaremos. Seguirás hacia adelante y nosotr@s estaremos a tu lado.
Un abrazo fuerte!

A Mirta:
Vuelvo antes de lo previsto por circunstancias ajenas a la organización :( pero ya me buscaré alguna escapada :D

Besos!

Amnistía Internacional