martes, 27 de abril de 2010

Momentos Vitales

En la vida puedes encontrarte en uno de estos momentos cuando se llega el buen tiempo:


A) Tienes tiempo libre pero no tienes dinero para irte a ningún sitio. El caso de la mayoría de los estudiantes y otro tanto de las personas que están en paro. Si eres una persona con suerte tendrás algún amigo o tí@/prim@/cuñad@ que te permita asilo político en su piscina o, en el mejor de los casos, en su apartamento en la playa. En ese caso lo has triunfado. Desconecta el teléfono que los del SAE (antiguo INEM en Andalucía) son capaces de llamarte para alguna sustitución nada más que para fastidiarte el verano.




B) Tienes dinero, pero no tienes tiempo ni para mirarte en el espejo. Aquí no te libra ni la piscina de tu amigo, a menos que la tengas a menos de 10 minutos de tu casa o dentro curro, y a menos que seas manitor/a de natación, no te van a dejar meterte mientras trabajas. Aquí me encuentro yo en este mismo momento vital y no soy monitora de natación. ¿Alguien tiene una piscina cerca de Medina?.


C) De pronto te ves con algo de dinero y mucho más tiempo libre del que te gustaría, pero no tienes a nadie que se vaya contigo a ningún sitio. Seguramente acabas de terminar una relación o te acaban de finiquitar en tu empresa pero tus amigos continuan en la opción B, en el peor de los casos en la misma empresa que a tí te acaba de dar una patada en el culo. Es una situación casi más frustrante que las demás, pero es temporal, tranquil@, pronto encontrarás algo en lo que gastarte el dinero, alguien con quien fundir lo poco o mucho que tenfas o algún curro en el que te libres los lunes y algunos martes.


D) Tienes tiempo y dinero. Alguien a tu lado con quien compartirlo. Estás soñando o tienes más de cuarenta años y los niños ya criados. Estás en tu mejor momento. Disfrútalo.



E) Tienes algo de dinero y muucho tiempo, algunos sueños aún por cumplir. Puedes estar acompañad@ o sol@, da igual, tampoco puedes permitírtelos porque:

- El médico te los ha prohibido.
- El andador no es acuático.
- Te gastas el poco dinero que tienes en mantener a tus hijos y a tus nietos, que están en el paro y/o aún viven a tu costa.
- La residencia en la que estás no dispone de esos servicios.


Moraleja: procura sacar la parte positiva de tu momento, sea el que sea, que luego vendrán otros peores.


Se me cuidan.

6 comentarios:

Mirta dijo...

ea!! Pos viene mu a cuento con el post que he publicado en www.elblogdelafterworker.blogspot.com , te he dejado el link por fcb.
Te kiero llamar desde hace unos días, pero tus horarios y los míos son incompatibles, cuando yo salgo, tú entras.
A ver el finde.
xx

La_Esperada dijo...

El finde es más factible, seguro :D

Jauroles dijo...

Gran moraleja! Tomo nota.

Besos.

CJ dijo...

Vamos un CARPE DIEM!

Cita dijo...

jejejeje verdades como puños.. y mi momento es... no te lo digo porque me da hasta vergüenza... jajaj
Besos

Cita

Malena dijo...

Retén cada momento.., exprímelo.., y ¡Carpe Diem! ¡Siempre!!

Te Re_quiero, compi!

Male.

Amnistía Internacional