martes, 2 de junio de 2009

Rayo de luz

Me gusta el efecto de un abrazo en medio del dolor. Me gusta el efecto de un rayo de luz entre las nubes y de una llamada -o un mensaje- en el momento adecuado.



Esta noche quiero brindar por todos esos momentos que rompen la inercia del mal día.



Se me cuidan.

8 comentarios:

Candela dijo...

Nunca te he dicho que te quiero. Y sí, te quiero.

Espero que eso rompa un poco también ese mal sabor de boca.

Besos, Esperada.

LaEsperada dijo...

:)
Gracias

Mirta dijo...

salud!
:)

Anónimo dijo...

Quién es Maruja Torres? Todo bien, currando un montón mñn, mediodia, tarde, noche y fines de semana!
y tu q tal? besos, CJ

LaEsperada dijo...

Maruja Torres es una periodista -y escritora- que desde hace la tira de años escribe para El País.
Además de izquierdista, feminista y reivindicativa a mi me encanta porque tiene un sentido del humor tan afilado como sútil y una pluma (en el sentido literario del término) directa y elegante.

Me alegro de que estés bien.

Salud Mirta!

Besos everybody!

Mirta dijo...

Sí, yo he leído algo de Maruja Torres..no recuerdo el qué, pero sí que he leído..
el lunes me acordé de tí, en el hilo musical de la depilación pusieron aute jeje

Candela dijo...

Acerca de Maruja, también comentar que ha sido reportera de guerra años y años, destacando por ser la única mujer en esas lides, que, ahora, lo mismo se ve normal, pero maruja tiene sus añitos.

Una curiosidad, que quedó un pelín regu de la guerra, porque estaba hecha a vivir con poquísima agua, es lo que tiene ser reportera de guerra, que no hay plaza en el hilton. Así que, ahora, no se hace al primer mundo, ni se hará, y ella sigue en la suya de que eso de ducharse todos los dias es derrochar agua y que, con unos refregones de balleta diarios y una ducha, digamos, una vez a la semana y rapidita, pues, ya va sobrando. Además de tirar de la cisterna sólo una vez al día...

En fin, que no va siendo muy grave el tema, pero preferible leerla que escucharla en directo, me parece...

Por supuesto, te pareces a ella en lo bonito, guapa.

Besitos.

LaEsperada dijo...

Aute mientras te depilan... qué elegancia,no? Hasta te dolería menos y todo :D

Con respecto a Maruja Torres, sin llegar a renunciar al placer de la ducha de agua caliente, tengo que admitir que la comprendo y os confieso una pequeña anécdota:

Tras pasar unas semanas en Cuba, en La Habana precisamente, con una familia cubana a la que adoro, se fraguó en mí una pequeña transformación. Allí nos "duchábamos" en una bañera, dosificando cuidadosamente un par de ollas de agua calentadas al fuego de la cocina previamente. Pues bien, al volver, cuando me dí mi primera ducha en España mis padres se quedaron pasmados al ver que apenas tardé un par de minutos en salir del baño.
Lo curioso es que no lo hice, como Maruja Torres, por convicción. Es más, extrañamente yo tenía la impresión de haberme duchado como una princesa.
En menos de una semana había vuelto a gastar los millones de litros de agua que gasto habitualmente en la ducha. El efecto me duró poco (unas semanas de vacaciones no dan para más), pero sí lo bastante como para comprender la relatividad de nuestro mundo y nuestra forma de percibir la vida.
Besos!

Amnistía Internacional