miércoles, 13 de mayo de 2009

Anestesias



Cada cual tiene su forma de anestesiarse. Hay quién prefiere echarse a la bebida o a las drogas varias; hay quién enciende un cigarrillo para dejar de pensar. Los hay que se machacan el cuerpo en el gimnasio, o corriendo, o gritando en las gradas de un estadio, y cuando terminan se quedan la mar de a gusto.

Yo bebo de forma relativamente habitual pero rara vez para ahogar mis penas, lo hago por placer. No fumo y hace años que dejé de frecuertar el gimnasio. Nunca me ha gustado correr si nadie me persigue y la antipatía que le tengo al futbol me impide disfrutar de los partidos retransmitidos en televisión, cuánto más en directo.

Cuando tengo un problema puedo abarcar distintas opciones de afrontamiento, algunas más eficaces que otras y alguna que roza la estupidez, pero cuando lo que quiero es anestesiarme, dejar de pensar o dejar de sentir, sólo tengo una: ver una serie.


Es una limitación horrible, sobre todo teniendo en cuenta la programación actual y que la serie en cuestión tiene que engancharme, pero gracias a Dios está Internet.

Ayer busqué en un programa para bajar Torrents algún capítulo de Anatomía de Grey de la última temporada (la única que me queda por ver). Hoy el archivo está al 97%.

Se me cuidan.

6 comentarios:

Candela dijo...

Ampliemos el abanico:

- Contarlo todo. Vaciarse. Bueno, no anestesia, pero descarga la ansiedad. Podría valer.

- Andar. Hace un tiempo precioso y seguro que tienes alguna amiga aficionada al monte ;-)

- Coger un libro de la biblioteca. En casos en los que te quieras evadir, mejor los de humor, el primer gag no te hará ni p gracia, ya mejorará.

- Hacer algo que te resulte desagradable. Como quedar con alguien que te cae mal. Estarás tan ocupada pensando en que no soportas a esa persona, que no pensarás en tus otros problemas.

- Realizar una tarea repetitiva. Preferiblemente desagradable. Como depilarte. Esa es de las mejores.

Espero haberte ayudado.

Besos, guapa.

Mirta dijo...

y quizá hoy ya no necesites anestesiarte..
yo fumo y fumo, antes comía (ayer comí, pero hoy ya no)

LaEsperada dijo...

A Candela:
No me valen las anestesias dolorosas, el objetivo es dejar de sentir, no padecer por un dolor distinto.

A Mirta:
Tienes razón, ahora ya no lo necesito, pero pienso tener una buena dosis preparada para cuando llegue la ocasión.

Besos!

Anónimo dijo...

¿Una buena anestesia? Una tarde conmigo...por supuesto...

Sandra dijo...

Anestesiarse de qué?... digo, si hay que poner fuerzas en la anestesia, valdría también meternos un poco en el orígen...

Y maquillajes hay muchos... si hay que depender de algo, me inclino por el amor y la cerveza.... aunque soy una anestesiada natural, sale más barato... :) saludos, me ha gustado tu blog, hay muy buena música, de hecho me quedé un rato escuchándola...

LaEsperada dijo...

Saludos Sandra!
No te creas, para calcular la dosis de la anestesia no es necesario conocer el origen del dolor, sólo los kilos del cuerpo.
:P

Amnistía Internacional