viernes, 10 de abril de 2009

¿Atea? No, gracias

Hay cosas que se preguntan y otras que se presuponen. Hay una bonita teoría psicológica que explica cuáles son las cosas que tendemos a saber y cuáles las que suponemos, y que se resume en la expresión "efecto halo". La teoría, en cuestión, que está demostrada experimentalmente, se la dejo a Lupe o al google, si estais interesadas.
Por alguna curiosa razón, sin duda relacionada con el efecto halo, las personas que me rodean tienden a suponer que soy atea. Debe de ser porque soy de izquierdas, o porque no me gusta la Iglesia, y eso sí se me nota.

- No, qué va.- aclaro cuando por casualidad -y nunca en forma de pregunta- sale el tema a colación.

- Agnóstica.- dice alguien, como contestando a una adivinanza.

- No, tampoco.

- ¿Eres creyente?.- preguntan al fin, con más incredulidad que otra cosa.

La respuesta obvia sería algo así como: ¿creyente en qué? O... ¿en quién?. Pero normalmente no profundizo en semejantes cuestiones filosóficas, y zanjo la cuestión con un ambiguo: "Sí, un poco".

- Pero si tú eres morita...- se mete conmigo el Bixo, refiriéndose a que no estoy bautizada, cosa de la que en el fondo me siento orgullosa.




- Qué tendrá que ver.




Me gusta la idea de ser una "sin-papeles" para la Iglesia Católica; me gusta que no me puedan contar en sus estadísticas ni puedan hacer presión bajo mi supuesta representación.




Ni ellos quieren nada conmigo ni yo con ellos. Convivimos en paz, cada uno en nuestra casa, y Dios en la de todos. En la mía, también.




Sin embargo, la Iglesia y yo tenemos un punto en común difícil de obviar: la Semana Santa. Les pertenece. Es su liturgia, ellos la organizan y le sacan, cómo no, partido económico al asunto. Y yo, durante dos o tres días al año, entro en su juego. Primavera tras primavera acudo puntual a mi cita con mis cofradías favoritas, y disfruto de ellas como la que más.




Es cierto que la Semana Santa actualmente no es sólo una fiesta religiosa. Es cierto que, más allá de lo que representa, con el paso del tiempo se ha convertido en un fenómeno artístico y social. En Sevilla es fácil dejarse llevar en primavera: el ambiente de fiesta, el olor a incienso y azahar, la magia de una marcha procesional... He visto a ateos declarados conmoverse admirando la talla del escultor, la belleza de una canasta o la devoción de los costaleros. A muchas personas no creyentes se le saltan las lágrimas mientras ven el mismo paso que veían de pequeños de la mano de su padre, de su madre o de algún abuelo que ya no está.




Todo eso es cierto y está ahí, pero para mí no es sólo eso. Para mí hay también algo de fé, pura y dura, tras esas imágenes. Es un sentimiento religioso que vá más allá de una espiritualidad difusa y etérea. Es la materialización de unas creencias que mantengo, quizás aletargadas, durante el resto del año, pero que al llegar estas fechas o al pisar una iglesia, se presentan ante mí en todo su esplendor. El paso del Gran Poder se para justo delante mía. Literalmente. Puedo sentir el calor que desprende su respiradero, los susurros que suenan desde su interior. A mi alrededor se disparan flashes, el silencio lo inunda prácticamente todo y yo alargo mi mano, apenas unos centímetros, mientras mantengo el brazo flexionado, para tocar su canastilla.


...




Se me cuidan.


7 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que crea confusión es no dejar claras ciertas cosas, ese tener que leer entre líneas...que le encanta a más de una!!
Cada uno tienes su manera de creer y no es mejor uno que otro...Él nos quiere así y nosotros le queremos cada uno a nuestra manera, como a los amigos, la familia...Pero lo importante está en el corazón, en la conexión que haya entre Él y cada uno de nosotros...besos, CJ

Mirta dijo...

mmm
la verdad, no sabía si imaginarte atea, agnóstica o que sé yo; tampoco sabía q no estuvieras bautizada. Sí de izquierdas y no muy contenta con la Iglesia.
Creo q la Semana Santa no es religión, se ha convertido, como tú dices, en una tradición y un museo al aire libre k camina gracias al amor, voluntad y fe de alguien.
No sé si me equivoco, pero este post me ha sonado casi a justificación o un dar explicaciones..isn't it?
Muchos de los pilares de la religión católica - aunq algunos no estén bien llevados a la práctica-, son los valores de cualquier persona (buena)..da igual si uno cree en Jesús o no, si uno cree q la Virgen era virgen y esas cosas..lo importante es ser bueno, amar, compartir...y si Dios existe de verdad y alguna vez nos tiene que "juzgar", no creo q se ponga a mirar si tenemos "papeles" o no, si lo hiciera yo como católica, me sentiría engañada.
En fin, que me rallo!jaja
Voy a ver si busca lo del efecto halo, que me suena de otra vez, no sé si tuyo o de otra persona.
ps. y lo bonito que es escribir entre líneas?? yo pa' k CJ no se ralle, pongo la etiqueta, pa' k ella sepa k tiene q leer entre líneas.jeje
Un besín, guapa.

Anónimo dijo...

Hola, sin intención de presionar estoy esperando que me envies lo que te pedi...el tiempo pasa y en cuanto nos demos cuenta estamos en Feria...CJ

Mirta dijo...

Sara, guapa, tú estuviste en Malta o han sido imaginaciones mías? Si sí, dime.
thank u

Lupe dijo...

Cariño, sabes de mi vicio por la poesía y por benedetti.

Ante esta entrada, no puedo más que dejarte unos versos de haiku (de benedetti), dedicados a tí:

"las religiones
no salvan / son apenas
un contratiempo"

Y qué es el haiku?

No se conoce mucho, así que me permitiré contarte lo que es, aún a riesgo de que tú ya lo sepas ;-)

El haiku es una maravilla. Es la poesía tradicional japonesa. Su métrica consiste en tres versos de 5, 7 y 5 sílabas. Es, símplemente, exquisito (y milenario).

Como algunas de las cosas que hacen los japoneses y que a nosotros, los ojos redondos nos resultan extrañas e impresionantes. Como los jardines de piedra. Como el teatro. Como el Zen.

Suficiente filosofía japonesa por hoy.

Besos guapa.

Lupe dijo...

Este, también tiene su aquel:

"si hubiera dios
nadie le rezaría
por no aburrirle"

LaEsperada dijo...

Ahora te mando eso, CJ, siento el retraso.

A Mirta:
Qué etiqueta le pones a CJ? No es justificarme. Después de la madrugá' me dió el punto místico y lo escribí tal cual, sin que nadie me preguntara: "Excusation non petita".

A Lupe:
Jajaja

Besos everyone, me dispongo a actualizar!

Amnistía Internacional