martes, 24 de febrero de 2009

Ra

Hoy me siento un poco egipcia. El sol ha llegado de nuevo a Sevilla y a mí sólo me entran ganas de sentarme en las terrazas, da igual en cuáles, en modo lagarto a absorber sus rayos y a sintetizar vitamina E por un tubo. Miento. Una escapadita a la playa tampoco se descarta. Comer pescado a la plancha en los chiringuitos a pie de playa, tomando tintito de verano y quitándome las gafas de sol de vez en cuando, no vaya a ser que se me quede la señal.



¿Desvarío?. Hoy he subido la compra del Mercadona a la hora que los chavales de los institutos de por aquí salían de sus clases, con el sol en lo alto del horizonte, y el comentario que más se escuchaba por las calles, como si fuera un eco de mi propio pensamiento, era: qué calor...



Bendito sol y bendito calor. Bendita primavera y bendito sur. Por fin algo de calor tras tanta lluvia y tantas nubes grises. Qué parecía esto más Londres que Sevilla!



Este es mi particular y humilde homenaje a la primavera y al sol del sur, tan aclamado por muchos hoy como en el antiguo Egipto, cuando el Dios supremo llevaba su nombre.



Hoy me siento un poco egipcia. Hoy adoro y venero a Ra. Os cuento un resumen de su historia:



Como las crecientes del Nilo sucedían en el momento en que el sol alcanzaba cierta posición entre las demás estrellas -recordemos que en Egipto todo giraba alrededor de esas suidas del Nilo-, se acabó por atribuir al sol el control sobre el río y se le consideró dador de vida. Se lo adoraba con diferentes nombres como Re o Ra. Este culto al sol condujo a la noción de ciclo de vida, muerte y renacimiento: nace en el este, crece y se desarrolla al mediodía, el ocaso al oeste, la muerte es un viaje peligroso por el mundo subterráneo y nace nuevamente al este. Este ciclo así se incorporó a la religión centrándose en Osiris, considerado dios de la vegetación, quien había enseñado las artes, los oficios y la agricultura.





Así, Ra adopta tres formas fundamentales:



1. Jepri, el escarabajo que representa al sol naciente,



2. Ra, el disco solar, que representa al sol del medio día y



3. Atón, un vijo apoyado en un bastón que representa al sol del ocaso.





Pd.- Nota para los agnósticos: la luz del sol ayuda a síntetizar la Vitamina D, la cual a su vez favorece la absorción del Calcio y su fijación en los huesos, por eso se la conoce como la vitamina del Sol o del crecimiento. Los rayos de sol también estimulan la liberación de serotonina y endorfinas, también conocidas como "las hormonas de la felicidad" por estar implicadas en los estados anímicos considerados como positivos: buen humor, alegría, placer, tranquilidad, etc.



Ala! A tomar el Sol!

Se me cuidan.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

absorber..las dos con b!!

LaEsperada dijo...

Ups... imperdonable

Anónimo dijo...

y sacas a Hugo al sol?


MJ&C

LaEsperada dijo...

No, para ser más exactos, me saca él a mí...

Anónimo dijo...

Pues en mi cole ya hemos da la ra , la re, la ri y la ro...tu en q cole estas? vais muy atrasaos!!jajaja

El viernes comemmos en la terraza en vez de en el salón ok? pa coger vitaminas y eso...jajajaj

Besos, CJ

LaEsperada dijo...

Me parece una idea estupenda :D

Nunca dejes de sonreír dijo...

He llegado aquí de casualidad y la verdad es que me has sacado una sonrisa con "Ra", asi que seguire pasando por aquí.

Un saludo

LaEsperada dijo...

Bienvenida!
:)

Mirta dijo...

jaja
las hormonas de la felicidad..jaja
pues sí, ayer hacía un día fantástico..yo disfruté muchísimo de la tarde..lástima que en el finde volvamos a ser londres..

Amnistía Internacional