miércoles, 25 de junio de 2008

Cosas que echamos de menos

Resulta curioso las cosas que echamos de menos. Rara vez coincide con las que imaginamos que añoraremos. Quizás sea por aquella costumbre de no valorar lo que se tiene hasta que se pierde. Quizás porque al fin y al cabo, la vida no es más que una sucesión de instantes.


Tras casi dos años de trabajo nocturno... ¿sabeis lo que más echo de menos de mi antigua vida?. Las series de por la noche. Echarme en el sofá, abrir un paquete de pipas, y ponerme a ver alguna de las series que dan por la TV.




Son cosas que mientras las tienes, ni te las planteas.




Recuerdo la primera vez que viajé al extranjero sola. Tenía 15 años y aquel verano mis padres me habían contratado una estancia en una familia en Inglaterra, con curso de inglés incluido. Salvo durante la excursión de fin de curso de octavo de EGB, no había salido nunca antes fuera de España. Mucho menos, sola. Durante los preparativos, lo que más me aterraba era la comida inglesa. En aquel momento no me planteaba que el acento inglés pudiera ser un problema. Estaba preocupada por la comida (siempre fui muy delicada para comer) y por cómo serían los españoles del grupo y la familia nativa. Un mes era mucho tiempo para estar lejos de los míos, podría pasar cualquier cosa. En ningún momento se me pasó por la cabeza que cuando estuviera allí, lo que más echaría de menos sería el sol de España.




También recuerdo lo que más extrañé tras dejarlo con mi ex, muchos meses después de la ruptura. Tras haber superado las fases iniciales de síndrome de abstinencia, tras haber ido pudiendo escuchar poco a poco las canciones, pasear por los lugares... se me seguía encogiendo el estómago al recordar aquellos improvisados desayunos en el centro. Fue lo que más tardé en olvidar.




Mi hermana contaba que lo que más melancólica la dejaba durante su estancia en Menorca el verano pasado era el olor del café recién hecho por las mañanas. Curioso el poder evocador de los desayunos.




Cualquiera sabe lo que más extrañaré del piso cuando me vaya. Lo que más echo de menos de la casa antigua... los paseos bajo el cielo estrellado cuando iba a llevar la basura.




De Ella, lo que más echo de menos es especialmente incomprensible, al menos, desde afuera. Echo de menos que me hable mientras duerme. Con esa expresión en el gesto y ese tono de voz que sólo emplea cuando está dormida, y que me sirve para distinguir cuando está despierta y cuándo sonámbula. Echo de menos reírme a carcajadas en mitad de la noche por alguna de sus ocurrencias, o abrazarla para tranquilizarla cuando tiene miedo; sentir su mano sobre mi, palpándome, cuando me doy la vuelta, mientras la escucho pronunciar, -profundamente dormida- : "no te vayas, quédate aquí: conmigo", como si realmente ignorara que no hay otro lugar en el mundo donde yo quiera estar.


Se me cuidan.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Mira que cucada:
http://www.elcorteingles.es/hogar/producto/producto.asp?hddref=19326&cpam=207&tpam=ssc

Anónimo dijo...

http://www.ikea.com/es/es/catalog/products/80120602

Anónimo dijo...

http://www.ikea.com/es/es/catalog/products/70121758

Anónimo dijo...

Amore en breve ya cierro el chiringo que ademas tengo ganas.......
Cuando leas esto sera de noche y estaras haciendo tiempo para acostarte porque no tienes nada para leer que te haya engnachado.
Buenas noches y hasta mañana,los lunies y los niños..........
tk
muaks

LaEsperada dijo...

Corte Inglés malo, Corte Inglés pupa. La cómoda camuflada de ikea mola, aunque es carilla. El otro no mola, no práctico.
TK

Mirta dijo...

hola sara..imagino k Ella es tu hermana, no?? por lo que puedo pillar deduzco que vas a empezar a vivir una vida de dos que no son de la misma sangre, me ekivoco??
gracias por tu comment y gracias por tener actualizado mi blog siempre desde el tuyo..hihi, cuando aprenda a hacer estas cosas, también lo haré yo!jajja
me encuentro rodeada de papeles, de proyectos formativos, de burocracia por hacer para empezar unas prácticas en septiembre que tampoco me sacarán de pobre en lo que a sueldo se refiere, pero seré rica en experiencia..
creo k pasaré por sevilla el miércoles, o igual no..lo tenía muy claro, antes de leer todos estos papelotes que tengo k entregar en italia y que debe redactarme la Institución a donde iré a hacer las prácticas.
Y con respecto a tu post...puffff...no pasa ni un sólo día en el que no eche de menos algo o alguien..y dónde sienta olor a café por las mañanas me kedaría a vivir, al menos, por un día más.
en fin, que me estoy enrollando cm una persiana. A ver si tenemos ocasión de vernos.
Me llamaron otra vez de SITEL, pero creo k paso...era para una campaña de 1188 o algo parecido..

LaEsperada dijo...

Nooooooooo
Mi hermana es mi hermana, Ella es Ella. ;)
Así que te vas a Italia... bueno, a mi me queda una buena temporadita aquí, así que ya sabes, cuando te pille de paso, entre nube y nube, si alguna vez aterrizas por aquí, déjate ver.
Besos!

Mirta dijo...

buah! entonces no me entero!!pero tú no vives con tu hermana y te vas a vivir con Ella??? o es k vives cn Ella y vas a vivir cn tu hermana???
jajaja
me lías, sara, me lías y no me entero!!jaja
hoy he conducido por primera vez desde k tengo el carné!!jaja

LaEsperada dijo...

d) La primera opción es la correcta.

Vivo con mi hermana, aunque a veces, normalmente los fines de semana, Ella se queda a dormir en casa. Y cuando tarda en volver es cuando me pasa lo que cuento en el blog. ;)

Pd.- ¿qué tal con el coche?. ¿cómo te ha resultado la experiencia?. ¿te has llevado a mucha gente por delante? :P

Amnistía Internacional